portada.jpg

El ayuntamiento invierte más de 60000 euros en la mejora de la Rivera de Ciudadeja

10/08/2011

El ayuntamiento de Las Navas de la Concepción ha invertido más de 60.000 euros en mejorar la zona recreativa y el recinto de la ermita de la Virgen de Belén, en la zona de la Rivera de Ciudadeja. Se trata de un paraje muy atractivo en época veraniega, gracias a la amplia sombra de la arboleda y a la oportunidad de bañarse y de hacer senderismo a lo largo de los casi tres kilómetros por los que se extiende. En su bosque pueden observarse álamos, alisos, olmos o el rarísimo arce de Montpellier, además de numerosas aves. En un cerro que domina todo el paisaje se encuentran los restos del castillo de la Armada, donde según algunos historiadores se pudo haber forjado la espada Tizona del Cid.

Cerca se alzan los restos del castillo de la Armada, donde dicen que se forjó la espada "Tizona" del Cid.

El ayuntamiento de Las Navas de la Concepción ha invertido más de 60.000 euros en mejorar la zona recreativa y el recinto de la ermita de la Virgen de Belén, en la zona de la Rivera de Ciudadeja. Se trata de un paraje muy atractivo en época veraniega, gracias a la amplia sombra de la arboleda y a la oportunidad de bañarse y de hacer senderismo a lo largo de los casi tres kilómetros por los que se extiende. En su bosque pueden observarse álamos, alisos, olmos o el rarísimo arce de Montpellier, además de numerosas aves.

En un cerro que domina todo el paisaje se encuentran los restos del castillo de la Armada, donde según algunos historiadores se pudo haber forjado la espada Tizona del Cid.

Cabeza de la cora o provincia árabe de Firrish, denominada así por sus minas de hierro, dicho territorio englobaba gran parte de la Sierra Norte sevillana, además dela población de Constantina y numerosas aldeas, que lindaban con la cora de Córdoba.

Con el avance de las tropas cristianas de Alfonso VII, en el siglo XII tuvo lugar el abandono de las minas de hierro y el despoblamiento de la ciudad de Firrish, de la que no se volvió a hablar jamás.

La Tizona se pudo elaborar en una de las forjas árabes cercanas al castillo de la Armada y pudo ser entregada como obsequio al rey Bucar, a quien venció El Cid en la defensa de Valencia.

De una serie de análisis encargados en 1998 por el Ministerio deDefensa se deduce que el acero de la Tizona tenía unos 950 años de antigüedad; la semejanza de su composición con espadas de la época de la cora califal de Firrish aseguraba su origen árabe andalusí.

José Luis Barrera

Revista Sierra Albarrana. Nº 133